X

Parque Eólico de Carondio

Parque Eólico de Carondio

Parque Eólico de Carondio: un modelo de respeto al medio ambiente, la arqueología y las comunidades locales

El parque eólico de Carondio, en Pola de Allande (Asturias), cuenta con 50 megavatios ya operativos que elevan la capacidad de producción eólica de Asturias a más de 400 MW, lo que equivale al consumo eléctrico de más de 400.000 hogares. El de Carondio es el decimoquinto parque eolico que hace girar sus aspas en Asturias.

Si bien las obras se iniciaron en noviembre de 2009, fue en Junio de 2012 cuando se consigue el acta de puesta en marcha del último aerogenerador del parque eolico de Carondio. Ester parque ya comenzó siendo un paradigma del respeto a las localidades locales y al medioambiente, ya que se construyó subiendo las palas en helicóptero, hecho que reduce considerablemente el impacto medioambiental y las molestias ocasionadas a las poblaciones locales en comparación con el transporte tradicional de palas con un camión, que habría obligado a hacer obras de gran envergadura.

è La innovación y el cuidado por el medioambiente y los restos arqueológicos, son los protagonistas del nuevo parque eólico de Carondio

Las palas individuales se acopiaron en una campa cercana a la localidad de Navia, que se encuentra a 23 km del parque eolico. El helicóptero, un Erickson S-64 diseñado para el transporte de carga muy pesada, fue pilotado por expertos estadounidenses y con las condiciones climáticas adecuadas pudo transportar  hasta un total de 18 palas al día. El parque eolico de Carondio se presenta como el primer parque en España y el segundo en Europa en utilizar este innovador sistema de montaje.

Además de ello se han cumplido todos los protocolos medioambientales y arqueológicos  establecidos por la Administración. En concreto se han llevado a cabo las siguientes actuaciones:

·         Puesta en Valor de los  bienes inventariados en el entorno del parque:

Limpieza y acondicionamiento periódico de todos los elementos arqueológicos catalogados en la zona.

Excavaciones arqueológicas y datación de las muestras recogidas en dichas excavaciones.

Restauración de tramos de pistas forestales con afección sobre la Carreiriega de los Gallegos.

Colocación de hitos, señalización y carteles explicativos.

·         Ejecución de un Plan de Restauración para recuperar ambientalmente el entorno

Seguimiento del plan de vigilancia ambiental para verificar el cumplimiento de los requerimientos marcados en la Declaración de Impacto Ambiental, tanto en la fase obra como en la fase de explotación. Las partes fundamentales de este plan consisten en:

-Seguimiento de avifauna y quirópteros.

-Estudios de ruido.

-Seguimiento de la evolución de la restauración.

-Gestión  de residuos .

 

Gracias a parques eólicos como el de Carondio, España es hoy día un referente mundial en la construcción y desarrollo de parques eólicos.

Sobre los beneficios de la energía eólica

La energía eólica no contamina, es inagotable y frena el agotamiento de combustibles fósiles contribuyendo a evitar el cambio climático. Es una tecnología de aprovechamiento totalmente madura y puesta a punto. Además, es una de las fuentes más económicas, pudiendo competir en rentabilidad con otras fuentes energéticas tradicionales como las centrales térmicas de combustibles fósiles (principalmente de carbón, considerado tradicionalmente como el combustible más barato) e incluso con la energía nuclear, si se consideran los costes de reparación de daños ambientales. Otra de las ventajas de las energías renovables y de los parques eólicos es que evitan la dependencia exterior. De esta manera se reducen las pérdidas en transporte y se garantiza un suministro propio de la energía. Además garantizan la seguridad en el abastecimiento energético nacional y regional. En cuanto a su transformación en electricidad, ésta se realiza con un rendimiento excelente y no a través de aparatos termodinámicos con un rendimiento de Carnot siempre pequeño. La generación de energía eléctrica, sin que exista un proceso de combustión o una etapa de transformación térmica, supone desde el punto de vista ambiental, un procedimiento muy favorable por ser limpio, exento de problemas de contaminación, etc. Se suprimen radicalmente los impactos originados por los combustibles durante su extracción, transformación, transporte y combustión, lo que beneficia a la atmósfera, el suelo, el agua, la fauna, la vegetación, etc, al presentar una baja incidencia sobre las características fisicoquímicas del suelo o su erosionabilidad, ya que no se produce ningún contaminante que incida sobre este medio, ni tampoco vertidos o movimientos de tierra de gran magnitud. El parque eolico tampoco produce ningún tipo de alteración sobre los acuíferos ni por consumo, ni por contaminación por residuos o vertidos. Además la generación de electricidad a partir del viento no produce gases tóxicos, ni contribuye al efecto invernadero, ni a la lluvia ácida. No origina productos secundarios peligrosos ni residuos contaminantes. Cada kWh de electricidad generada por energía eólica en lugar de carbón, evita:

? 0,60 Kg de CO2, dióxido de carbono

? 1,33 g de SO2, dióxido de azufre

? 1,67 g de NOx, óxido de nitrógeno

 

Todo lo anterior produce a su vez un efecto favorable sobre la fauna y la flora, al verse disminuidos los efectos del cambio climático, la lluvia ácida y la emisión de contaminantes. La energía eólica y por lo tanto los parques eolicos como el de Carondio, también presentan beneficios sociales y económicos. Según datos recogidos en la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) dichas energías generan cinco veces más puestos de trabajo que las convencionales, lo cual supone un impacto positivo de notable magnitud en la socioeconomía local y nacional. Además un parque eolico contribuye al aumento de los ingresos municipales, induciendo un equilibrio interterritorial, ya que dichas infraestructuras suelen instalarse en zonas rurales.

Por último cabe destacar las exigencias y objetivos establecidos en la normativa, tanto estatal como a nivel europeo. Así, la Comisión de las Comunidades Europeas en su comunicación “Eficiencia energética: alcanzar el objetivo del 20%”, con fecha 13/11/2008, establece el ahorro energético como la forma más inmediata y rentable que tiene la UE de tratar las cuestiones energéticas clave de la sostenibilidad la seguridad del abastecimiento y la competitividad, tal y como se establece en los objetivos estratégicos de la “política energética para Europa”. Los responsables de la UE han insistido en la necesidad de aumentar la eficiencia energética como parte de los objetivos “20-20-20”, para 2020: reducir un 20% el consumo de energía primaria, reducción vinculante del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero y presencia de un 20% de energías renovables para 2020. Tanto el objetivo de las emisiones de gases de efecto invernadero como el de las energías renovables implican mejoras de la eficiencia energética y, a la inversa, una actuación ambiciosa en el campo de la eficiencia energética facilitará en gran medida el logro de los objetivos europeos sobre el clima, sobre todo en el marco de la Decisión sobre el esfuerzo compartido.