X

Compromiso ambiental

A fin de proteger el medio ambiente, complementamos nuestra estrategia de lucha contra el cambio climático con una gestión medioambiental responsable de nuestros parques eólicos. Esta estrategia se basa en políticas Medioambientales y de Biodiversidad. Nuestras políticas reflejan una gestión responsable del medio ambiente a lo largo de toda la cadena de valor. Desde las fases tempranas de desarrollo de proyecto – momento crítico en el que se realizan estudios de factibilidad medioambientales y culturales – hasta el desmantelamiento de nuestros parques eólicos, donde nuestra estrategia medioambiental incluye planes de gestión de residuos, planes de monitorización ambiental y de restauración del hábitat. Todo este proceso viene apoyado por un amplio conocimiento local que nos permite asegurar el cumplimiento en materia medioambiental durante el ciclo de vida del proyecto.

1.Fase de Desarrollo
2.Fase de Construcción
3.Fase Operativa
4.Fase de Desmantelamiento

development

En las fases iniciales de desarrollo de un parque eólico llevamos a cabo una evaluación temprana de los aspectos medioambientales críticos del proyecto a fin de determinar si existen aspectos medioambientales potenciales que precisen de un estudio más detallado.

Posteriormente, se llevan a cabo normalmente estudios de impacto ambiental, donde se analizan los impactos medioambientales positivos y negativos potenciales. Estudiamos alternativas factibles para determinar medidas a fin de prevenir, minimizar, mitigar o compensar los impactos adversos y mejorar así el desempeño medioambiental.

Durante la fase de desarrollo llevamos a cabo varios estudios medioambientales específicos, siendo el estudio del ciclo anual de las aves uno de los más relevantes. El objetivo de este estudio es recoger información sobre las especies de aves presentes en el parque eólico, además de su comportamiento, uso del espacio, etc. Las particularidades estacionales como la migración, los periodos de incubación, etc. siempre se tienen en cuenta, ya que este tipo de estudios conllevan un año entero de trabajo de campo.

Los estudios culturales e históricos también son esenciales en esta etapa ya que se centran en la investigación de los registros históricos pertinentes y bases de datos culturales. Además, en algunos proyectos consultamos asimismo con los representantes locales que tengan un interés en la conservación histórica relativa a los recursos culturales que puedan estar sujetos a un impacto del proyecto. Estas partes consultadas pueden poseer un conocimiento único sobre los recursos culturales en el área de proyecto y la zona circundante que de otro modo se hubieran obviado. Los resultados de la investigación y la consulta se utilizan entonces para ayudar a modificar el planteamiento del diseño del proyecto, allí donde sea práctico.

construction

Duante la fase de construcción nos aseguramos que todos los principales contratistas se comprometen con el cumplimiento de las obligaciones medioambientales y las mejores prácticas medioambientales mediante la inclusión de estos requisitos en la documentación del concurso o en los planes de gestión medioambiental específicos.

Además, a través de los planes de vigilancia de la fase de construcción somos capaces de asegurar que todos estos requisitos se implantan, simplificando así la identificación de los impactos potenciales y la implantación de las correspondientes medidas preventivas y correctivas, allí donde sea necesario.

Una vez finalizada la construcción el terreno afectado es restaurado. El proceso de resembrado en áreas afectadas tras las actividades de construcción son supervisadas por una tercera parte que monitoriza los trabajos de restitución medioambiental, planteando recomendaciones, donde sea necesario, para garantizar el éxito de tales trabajos de resembrado.

operation

Durante la fase operativa nos aseguramos del cumplimiento legal en materia medioambiental y la gestión adecuada de los aspectos medioambientales a través del Sistema de Gestión Medioambiental (SGMA) de EDPR.

El SGMA abarca, entre otros, los procedimientos aplicables a todos los parques eólicos operativos con el objetivo de establecer controles operativos, monitorización y mediciones de los aspectos medioambientales relevantes. Se lleva a cabo además una vigilancia medioambiental de manera periódica para evaluar la importancia de los aspectos medioambientales. La frecuencia de vigilancias adicionales se establecen en el plan de monitorización según el estudio realizado.

Los contratistas, relacionados normalmente con proveedores de servicios de mantenimiento externos, deben cumplir con la legislación medioambiental y las políticas, sistemas de gestión y requisitos medioambientales de EDPR.

Monitorización de los impactos

Todos los parques eólicos operativos cubiertos por el SGMA disponen de controles operativos integrados para monitorizar y medir los aspectos medioambientales considerados importantes. Estos incluyen agua, electricidad y otros consumos; gases de efecto invernadero, ruido y otras emisiones; residuos peligrosos y no peligrosos, entre otros.

La mayor parte de la electricidad consumida en los parques eólicos proviene de la misma electricidad “verde” generada por los mismos. No obstante, un pequeña parte es consumida por los servicios auxiliares de suministro de energía.

Tratamiento de residuos

Los residuos constituyen otro aspecto medioambiental considerado relevante en nuestros parques eólicos, aunque la cantidad generada por ellos se considera relativamente pequeña en comparación con otros procesos de generación de energía. El consumo principal y también el residuo principal generado en los parques eólicos es el aceite que se usa como lubricante.

La empresa ha venido trabajando activamente para mejorar la tasa de reciclaje de sus residuos peligrosos a través de empresas de transporte de residuos autorizadas, alcanzando una tasa de recuperación de residuos superior al 90%.

Planes de emergencia

Dada la naturaleza de nuestra actividad y nuestros emplazamientos, los derrames de aceite e incendios representan los principales riesgos medioambientales a los que se enfrenta la compañía.

El Sistema de Gestión Medioambiental está diseñado e implantado para prevenir situaciones de emergencia. Aunque estas emergencias medioambientales no son comunes debido a la naturaleza de nuestras instalaciones y del negocio en sí, hemos desarrollado un sistema de gestión de cuasi-incidentes medioambientales para mejorar y anticipar situaciones de crisis. Además, hemos definido un procedimiento de respuesta a emergencias para garantizar que los pasos a seguir son absolutamente claros para todas las partes y superar y controlar así situaciones de emergencia.

EDPR realiza de forma regular simulacros medioambientales para garantizar que nuestros empleados o cualquier otra persona trabajando en nuestro nombre están familiarizados con los riesgos y que han recibido la formación adecuada para prevenir y actuar en caso de ser necesario.

decommissioning

Nuestra cartera de parques eólicos estará operativa durante muchos años. Incluso hacia el final de la vida útil de los parques eólicos, estos podrán ser reenergizados, ampliando así su vida útil. No obstante, nuestra estrategia medioambiental contempla la restauración de las áreas ocupadas por nuestras turbinas eólicas además de un plan de gestión de residuos y un plan de monitorización ambiental.